jueves, 24 de enero de 2013

Otras reglas




No es fácil decir a qué se debe que la clase resulte favorable para todos los involucrados. Ojalá siempre resultara buena para todos.

Los estudiantes, de cualquier edad, traen su propia carga personal. El hogar, los amigos, la exigencia académica, el ambiente, el clima, la higiene, la salud, las expectativas; la lista puede volverse muy extensa. 
El docente, de cualquier nivel académico, como todo adulto también carga lo propio. 
Así, el ambiente lectivo es propicio para que todo pueda suceder, favorable o desfavorable. Agradable o no. El reto para todos será obtener lo mejor posible del tiempo compartido.

Así los detalles que resaltan en el aula:

"COMUNICAMOS: CON GESTOS, ACTITUDES, TONOS DE VOZ"

"NO EMPIECES EL TRABAJO DE LA CLASE SIN HABER CAPTADO LA ATENCIÓN DEL GRUPO"

"RETOS PEQUEÑOS CADA DÍA TE DARÁN MEJORES RESULTADOS"

"CADA ESTUDIANTE TIENE SU PROPIO RETO PERSONAL"

Podría enlistar frases para llenar varios cientos de páginas, en la medida que recuerde algunas las traeré. 

Sólo puedo decir que ser congruente con mis palabras, ser ejemplo, puede ser más importante para los chicos que una lección académica bien aprendida.

Asegurarme de que tengo su atención. A veces inicio con un saludo a viva voz, les agradezco que vinieran a la escuela, saludo de mano a los que están de pie, intervengo con alguna frase de saludo en el grupito que está charlando, en la medida de que el grupo se coloca en sus lugares personales, resulta más sencillo iniciar con las indicaciones para el trabajo del día.

Si todos trabajaran al mismo ritmo, atención y capacidad de desarrollar su aprendizaje, la escuela sería mágica. La realidad es que (gracias a Dios) todos son diferentes, así cada uno tiene su propio ritmo, lógica, vocabulario, expectativas, nivel de logro y más. Que los niveles de logro sean superados es el reto. 

A los que se les dificulta mantener su atención, les puedo poner un reto pequeño, tal vez resolver sólo un problema, en lugar de todo el paquete. Cuando hacen el primero, algunos se sienten tan orgullosos de sí mismos que siguen con el resto. Otros dirán que cumplieron y habrá que definir el siguiente pequeño reto.

No es fácil ser parte de la vida de aprendizaje de los adolescentes, nadie me lo prometió, pero ¡cómo lo disfruto!. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario